domingo, 19 de noviembre de 2017

Silentes

Silentes

Silentes las flores
en el jardín de los pensamientos
los divagantes mundos
de nuestros adentros.

Silentes sus miradas
con su belleza ya hablan
las mece la brisa
con su rocío al alba.

Silente el amanecer
que relaja hasta el alma
cuando se contempla sin prisas
con calma.

Silentes las aves en su vuelo
descubriendo nuevos cielos
llenando su vida con destinos inciertos
observando el mundo como un hormiguero.

Silentes los pensares
los vivires, los avatares
cuando desde los adentros pensares
sacando a flote
sobre las aguas de los mares
lo que te carcome en las profundidades
sanando el cuerpo, la mente
y todo lo que tocares.

Toni Oliver

Suenan los acordes de la guitarra

Suenan los acordes de la guitarra

Suenan los acordes de la guitarra
del piano acompañados
dos cuerpos por la música activados
dos sentires cara a cara encontrados.

La pasión brilla en su rostro
sus cuerpos danzando
expresando el sentir soñado
ni una palabra, sólo los ojos van dialogando.

Mudos ambos de palabras
no de sentires apasionados
sus almas se van fundiendo
la música los va guiando.

Siguen los acordes, la música
sin gravedad aparente danzan
sus rostros, sus miradas
sus cuerpos usados como palabras.

Toni Oliver

viernes, 17 de noviembre de 2017

No mires mi cuerpo

No mires mi cuerpo

No mires mi cuerpo
mi desnudo cuerpo
mírame a los ojos
mientras me desnudas el alma
conoces mis adentros
mis sentimientos
mis vivires inciertos
mis mundos desconocidos
mis miedos.

Deja que hurgue en los tuyos
escarbando hasta tu corazón
viendo mis ojos tu alma
la que desea mi sin razón.

Olvida mi cuerpo
se vuelve pocho y viejo
con arrugas, maltrecho
pero mi mente, mi corazón
siempre seguirá joven y bello.

No mires sólo mi cuerpo...
Aunque sea muy bello
o, simplemente feo.
Mira mucho más adentro...

Toni Oliver

miércoles, 15 de noviembre de 2017

Pensamientos filosóficos a cualquier hora del día o de la noche, 2º. 15/11/2017

Pensamientos filosóficos a cualquier hora del día o de la noche, 2º. 15/11/2017

“Hay que tener raíces antes de tener ramas, saber quién uno es antes de saber quién quiere ser y tener fe para arriesgarse.”

Eso sólo se consigue abriendo la mente y observando el pasar del tiempo, sin enterarte, lo tienes instalado en tu mente.
Recuerda, es un viaje de por vida, por lo que no cierres esa mente, pues muchas veces tendrás que hacer reajustes, incluso borrar lo aprendido anteriormente.

Toni Oliver

Divagaciones filosóficas a cualquier hora del día o de la noche. 15/11/2017

Pensamientos filosóficos a cualquier hora del día o de la noche. 15/11/2017

Los infiernos predicados

Los infiernos con los que nos aterrorizan son los cielos que ellos mismos usan, pero no quieren que lo sepamos, lo que el mundo quiere es que estemos acobardados pro los miedos que nos van infundados.

Un día, por cosas del azar, atravesamos la línea de fuego y nos encontramos con las grandes farsas con las que nos infunden nuestros temores. Ahí encontramos todo lo que en nuestra vida normal hemos buscado, un universo jamás imaginado y si soltamos nuestros prejuicios, esos con los que han sembrado nuestras mentes...

La felicidad, sin más calificativos, encontramos.

Toni Oliver

martes, 14 de noviembre de 2017

Esa luz

Esa luz

Esa luz
que de tu rostro se desprende
deslumbra mi mente
mis ojos, me tiene impaciente.

Esa mirada que penetra hasta el alma
remueve las mariposas que en mi cuerpo pacen
como bandadas de estorninos revolotean
rompiendo la cama de mi ser anestesiado
por los tiempos en que he estado aletargado
en un mundo de cuerpos inanimados.

Esa mirada, esa luz, ese rostro
ese brillo que como el sol deslumbra
al alba en el invierno
te hace entrecerrar los ojos
para poder seguirte viendo.

Rezume alegría
brilla todo el tiempo
brilla la piel, tu rostro
resaltando esos ojos
iluminando ese mundo incierto...

Esa luz...

Toni Oliver

domingo, 12 de noviembre de 2017

Tus labios

Tus labios

Tus labios,
la sonrisa que de ellos sale,
con la mía se funde,
me enamoran hasta el alma
dejando ciegos mis ojos
para el resto del universo
sólo a ti te quieren mirar.

Mis labios los tuyos buscan
para fundirse en apasionados besos
donde no haya tiempo para el recuerdo
porque se disfruta de ese momento
en que juntos los cuerpos
sean un mismo universo.

Abrazan nuestros brazos nuestros cuerpos
apretando con la fuerza de un huracán
se clavan los dedos en  nuestras carnes
como queriendo arrancar la piel
para que no se separen.

Como la erupción de un volcán
sube la pasión por los cielos
tanto ardor, tanto fuego
imposible retener en nuestro cuerpo
cada vez mas ardiente
convirtiéndose en fuego eterno.

Toni Oliver

El camino

El camino

Siempre posponiendo para el nunca el viaje, muchas excusas, no puedo, me bajará el azúcar en la subida, es demasiada distancia para mis años y mis kilos, etc. Imposible lo consideraba, una meta muy elevada.

Hoy, sin pensar en nada, sólo capturar imágenes con la cámara, centrándome en el camino y sus pequeños detalles, subiendo despacito, sin querer llegar a ningún lado, solo disfrutando de cada paso, he ido subiendo y subiendo y... Curioso, cuando me he dado cuenta estaba arriba, en ese lugar que ya lo había dejado en el imposible, en el nunca voy a llegar, pero he llegado, sin cansancio, sin ansiedad, simplemente, caminando, sin más, disfrutando del camino, nada más.

Eso me confirma la gran teoría de que lo importante no es la meta, sino el camino, disfrutar sin pensar a donde vas a llegar.

Toni Oliver


Se paró el tren

Se paró el tren

Se paró el tren, le estaba esperando llevaba una hermosa rosa roja en la mano para regalársela, estaba deseosa de abrazarlo, inquieta, nerviosa, se acercó al vagón esperando que bajara, pero no aparecía.
Poco a poco el tren emprendió su marcha, nada entendía. Se enfureció, tiró la rosa al suelo, la pisoteó, maldiciendo el día en que le conoció.

Echando maldiciones entre dientes, aspavientos con las manos, se dispuso a abandonar el andén.
Sonó el teléfono, era él, no contestó. Siguió sus paso, un mensaje de él sonó. “¿Donde estás?Te espero en la salida, no te encuentro, no te veo”...


Toni Oliver 


sábado, 11 de noviembre de 2017

Se escuchan las sirenas

Se escuchan las sirenas

Se escuchan las sirenas de la policía sin pasar sin parar, una tras otra, la gente se va juntando con curiosidad en el parque, cada vez más y más gente, no entienden nada.

Policías armados, antidisturbios, cuerpos especiales, todos apartando al gentío allí aglomerado, los focos de los helicópteros iluminando el un sólo banco, varios libros amontonados, una pareja, con cara de enamorados, sin dirigirse la mirada, con un libro en la mano, abierto, pasando las hojas de vez en cuando.

Con mucho tiento, asustados los policías van avanzando, escudos en mano y sus armas desenfundadas, poco a poco van acorralando a la pareja.

Mientras, se va despejando el parque, no sea cosa que la gente tome ejemplo y siga sus pasos.

Uno de los agentes, ya a unos metros de los lectores, tembloroso y una voz que casi no articula las palabras, va ordenándoles que dejen sus armas, los libros, y levanten los brazos...

Sin entender nada, van cerrando el libro que tienen entre sus manos, depositándolo poco a poco y con cuidado sobre el banco.

Se abalanzaron los agentes sobre ellos, los esposaron, los enchironaron...

Se preguntaba la gente del parque ¿Que hacían dos jóvenes humanos con un libro en la mano?

Preguntas y más preguntas, nadie nada entendía... Era todo tan raro...

Toni Oliver

Separados el sol y la luna

Separados el sol y la luna

Separados el sol y la luna
por sentencia eterna.
Condenados a verse
pocos minutos antes de desvanecerse.

Del amor, de la lejanía
del anhelo y de la nada
nació el colibrí que les encantaba
su vuelo les hechizaba.

Pasaban los siglos y ahí los tres estaban
El sol y la luna no se hablaban
melancólicos por la distancia
el colibrí los miraba.

Secaba el extraño pájaro sus lágrimas
día tras día, le apenaba.

Al sol de dirigió un día.
Dime lo que quieras decirle a tu amada
yo se lo digo al secarle las lágrimas
flojito al oído para que no se pierdan las palabras.

Se acercó al oído de la luna
diciéndole “el sol te ama”
llora en la lejanía
por no poder decírtelo cara a cara”.

De la luna, de sus labios, una sonrisa
se cruzaron la mirada
“Dile al sol, colibrí, que me emocionan sus palabras,
Dile que la luna le ama, si bien no tiene palabras”.

Cada día al amanecer le susurra al sol el mensaje de la luna,
cada atardecer a la luna sus palabras.
Por eso brilla el sol y la luna
día tras día, sin palabras.
El colibrí por ellos habla.

Toni Oliver

jueves, 9 de noviembre de 2017

Tiembla

Tiembla

Tiembla el suelo
tiemblan las paredes
los cristales, el techo
todo mi cuerpo, mi alma
al escuchar tus pasos
tu aliento, te siento, te presiento.

Aumenta el latir de mi corazón
bombeando con la fuerza del huracán
esa sangre roja que corre por mis venas
con la fuerza y velocidad del agua
saltando de una alta cascada.

Tus ojos se enfrentan a los míos
se desmoronan mi piel y mis carnes
derrumbándose con fuerza el egoísmo
hasta el mismísimo orgullo
que me mantenía falsamente erguido.

Veo tus labios acercándose a los míos
con suavidad aparente
convirtiéndose en apasionado torrente
bajo la fuerte tormenta que se siente
recorriendo todo mi ser
como el rayo incandescente.

Sólo en mi dejas pasión
creada por la ilusión
que de vivir me has dejado
de caminar a tu lado
por los senderos d ella sinrazón
por nadie controlados.

La sinrazón del mismísimo amor.

Toni Oliver

miércoles, 8 de noviembre de 2017

Brilla el sol

Brilla el sol

Brilla el sol
entra por mi ventana
en la calla, como si no pasara nada.

En el suelo corre la sangre
mezclada con lágrimas
arrodillados los dos
cara a cara.

En el cristal un agujero
ni tan siquiera el ruido
por la ventana entró
sólo dos cuerpos abrazados
algo los ha atravesado
el  silencio va reinando
donde el amor había reinado.

Murmullo de gentes por las calles
arriba y abajo, como hormigas
mundos frenéticos, desenfrenados
nadie los echa de menos
ya por todos olvidados.

Dos mundos en uno
felices, odiados
como osan romper los mandatos
las costumbres de sus paisanos
alguien se tomo la justicia por su mano...
O quien sabe si fuera mandado...

Toni Oliver

martes, 7 de noviembre de 2017

A la luz de las velas

A la luz de las velas

A la luz de las velas
tu, yo y las estrellas
el viejo tocadiscos dando vueltas
danzando con la música
abrazados, casi a ciegas.

Cuerpo contra cuerpo
pecho contra pecho
nos envuelven nuestros brazos
al son de la música bailamos
viejos temas románticos.

Cambia la canción
te miro a los ojos
mis labios buscan los tuyos
al igual que los tuyos los míos
se fusionan con pasión.

Parpadean las velas por la brisa
notan la fusión que se avecina
corazones aumentando su palpitar
tan fuerte, tan fuerte, sólo ellos se han de escuchar
nada ya los puede parar.

Por los suelos las vestimentas
nuestros cuerpos ardientes sobre ellas
siguen encendidas las velas
iluminándonos entre penumbras
la música... Ya ni suena.

La luna en lo alto,
cortejada por las estrellas
la pasión en la tierra
dos mentes viajando por los universos
que más da todo el resto...

Toni Oliver

lunes, 6 de noviembre de 2017

Se vislumbra esa sonrisa

Se vislumbra esa sonrisa

Se vislumbra esa sonrisa
en esos labios que la olvidaron
vuelven los ojos a su brillo
encendiendo la luz en las tinieblas
enterrándolas en el olvido.

Un bello pasado
de repente truncado
te arrancaron ese brillo
ahora ya recuperado.

Vendrán sentires nuevos
reviviéndote del letargo
nuevo sol el camino iluminando
Tu, luna, en la noche inspirando
a veces poemas, otras abrazos...

Toni Oliver

Siempre hacia adelante

Siempre hacia adelante

Siempre adelante
no dejes que las piedras ni los baches
frenen tus pasos, tu avance.

Mira a lo lejos, al horizonte
siempre inalcanzable
pero mientras andas el camino haces.

El camino es lo importante
tropezones en todos lares
sentires y avatares.

¿Quién serías
sin los sentires de cada paso
aunque cueste darlos?

Siempre hacia adelante
incansable, incansable
aunque caigas en los baches.

Arriba siempre y “palante”.

Toni Oliver

Cabizbajo

Cabizbajo

Cabizbajo, bajo la fina lluvia de otoño, manos en los bolsillos, dándole vueltas y más vueltas a la cabeza, nada entendía, nada sabía, lo ilógico se había vuelto lógico, una maldita ilógica mal entendida.

Sus pies sobre las piedras mojadas, sobre algunas patinaba, poco lo importaba, su cabeza seguía maquinando a ver si podía entender algo, nada encajaba.

Las farolas parpadeaban, al igual que su mente, se encendían, se apagaban, a veces hasta chisporroteaban los cables, al igual que las neuronas de su cerebro. Necesitaba una copa,  eso pensaba.

Arreciaba la lluvia, se apagaron las luces con el relámpago que aterrizó en plena calle, a pocos pies de los suyos. Temblaba, no de frío, sino del susto, tenía que seguir andando para llegar a algún lado y poder asimilar la noticia que le habían dado...

Había visitado el ginecólogo, a regañadientes, no lo veía lógico, después de pruebas y pruebas, el médico le había confirmado que estaba embarazado. Pálido, más que las blancas paredes, sin palabras, nada entendía...

Miró al cielo, los relámpagos le iluminaron, los truenos le despertaron. Rompió a carcajadas, revolcándose por los suelos, no mojados, encharcados. No puede ser verdad, un mal sueño he pasado.

Toni Oliver

domingo, 5 de noviembre de 2017

La niña y su muñeco

La niña y su muñeco

Crujía el peldaño de vieja madera de la escalera con su repetido movimiento, haciendo notar sus años y sus malos cuidados, los de la niña que en ella estaba sentada. Vestida de harapos, con la piel toda llagada, mirada perdida al infinito, en su regazo, un muñeco harapiento, las ropas a trozos se le iban cayendo.

Contra su pecho lo apretaba con fuerza, moviendo incesantemente el cuerpo, sin articular palabra, se levanta un poco los harapos deshilachados que casi nada cubrían su cuerpo, la cabeza del muñeco acercó a su ya desnudo pecho, sin palabras, le forzaba a tomar pecho...

Se cubrió con los hilos de tela que todavía tapaban algo su piel, desnudó el muñeco, carne podrida, llagas sin sangre, no era un muñeco, era un niño muerto, carne putrefacta...

Con cuidado lo fue vistiendo de nuevo, colocándolo en su regazo, ella, seguía con sus repetidos movimientos, mirada perdida a lo lejos, nada veía, sólo sus pensamientos, los de esa mente ausente, quien sabe de cuanto tiempo.

Un golpe sonó con fuerza, seguido de otro, rodando la escalera, seguía el niño en sus brazos, ella, el el suelo, sin aliento, los dos cuerpos abrazados, ambos muertos.

Toni Oliver

sábado, 4 de noviembre de 2017

Ese abrazo ausente

Ese abrazo ausente

Buscando ese abrazo que me cure de todos los males, voy recorriendo montes, valles, ríos y mares, los pies y los ánimos de encontrarlo se desvanecen a veces perdiéndose entre el polvo del camino. Con el soplo del viento desaparecen los pocos restos que sobre las piedras quedaban. Solo me queda tomar un descanso para recuperar los restos de esos despojos andrajosos, desgastados por el tiempo como una lima come el hierro.

Bajo un árbol, en la penumbra del fuego casi consumido, nublado el cielo amenazando tormenta, por haber no quedan ni estrellas. En un intento de abrazarme, desnudo, secando las ropas del viaje, mis manos cogidas de su hombro contrario, un fuerte abrazo, casi temblando.

Mi otro yo, el de mis adentros, empujando mi piel, mis huesos, con sus manos, intentando salir de mi cuerpo para darme ese abrazo tan deseado, aportarme ese calor, no soporta verme tiritando.

Una voz ausente me susurra en medio de la nada, si vas a seguir tiritando, tiritaremos juntos fundidos en un abrazo... Avivemos este fuego y sigamos calentándonos, si nadie viene, nos bastamos.

Toni Oliver

Pensamientos filosóficos a cualquier hora del día o de la noche. 04/11/2017

Pensamientos filosóficos a cualquier hora del día o de la noche. 04/11/2017

De humor también se vive, con la sonrisa el alma se siente, con las carcajadas... Ummm, que decir se puede cuando todo el cuerpo se transforma, hasta revive lo que se muere.

Toni Oliver